16 de noviembre de 2012

Krommer Frantisek (1759/1831) - Complete Conciertos, Sinfonias & Cuartetos - CD 1 Berg-Orchestra - MATOUS

En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6O
En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6
En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6
En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6O
En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjaRyt

 Franz Krommer (Czech: František Vincenc Kramář) (November 27, 1759, Kamenice u Jihlavy – January 8, 1831, Vienna) was a Czech composer of classical music, whose seventy-year life began the year of the death of George Frideric Handel and ended a few years after that of Ludwig van Beethoven.

The main events of his life were somewhat as follows:
  • From 1773 to 1776, he studied violin and organ with his uncle, Antonín Mattias Kramár, in Turán. Here he became organist along with his uncle in 1777. In 1785 he returned to Vienna as violinist in the orchestra of the duke of Styria, now in Simontornya in Hungary.
  • In 1790 Krommer was named Maestro di Capella at the Cathedral of Pécs in Hungary. He returned again to Vienna in 1795, before becoming Maestro di Capella this time for Duke Ignaz Fuchs in 1798.
  • From 1813 (and from 1818, Kapellmeister, according to the HOASM biography) until his death in 1831, Krommer was the successor to Leopold Kozeluch in the position of court composer for the Imperial Court of Austria.
He may have been Kapellmeister as early as 1814.[1] (This article also shows or at least suggests that Beethoven's opinion towards such music of Krommer's as he heard was poor.)

En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6O
En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6O

En su larga vida,  Franz Krommer (1759-1831), nos legó una maravillosa muestra de talento clásico. Pues fue ese tipo de compositores que vivieron plenamente la edad ilustrada de la música. Aun cuando el volcán romántico le tocó en tiempo y espacio, no pretendió unirse a la revolución de las pasiones. Fue fiel a al estilo galante, depurado y lineal que heredó de los maestros del clasicismo.

Casi contemporáneo de Mozart, llegó a vivir más que Beethoven. Me explico las razones del olvido. Pero más allá de lo accidental que puede ser la fama y la trascendencia, siempre pensaré que escribió varios de los conciertos más bellos para clarinete. Sobre todo, el concierto para dos clarinetes y orquesta en si bemol mayor Op 35, una verdadera lección de música clásica, música abierta y finamente obrada por un artesano que merece mayor atención.


Leer más: http://serialismo.blogspot.com/2009/10/franz-krommer-250-anos-de-su-nacimiento.html#ixzz2COjqzl6O