29 de enero de 2012

V ANÓNIMO

"Alguna vez me preguntaron por qué no amaba. No supe contestar. Después insistieron en por qué no me dejaba amar: creo que hice silencio. Pensé, erroneamente, que era un acto de puro egoísmo.
Supe anticipadamente que amar consiste, primero, en amarse a uno mismo; luego amar al otro y necesariamente dejarme amar.
No me habían explicado que estas cosas deben suceder simultáneamente, en unos segundos, y que jamás tendremos conciencia de ello.
Sólo sucede".