21 de enero de 2012

Analia Mehlberg -La hija del carnicero- Premio Macedonio Fernandez Poesía

            "Una infancia camina entre las ruedas dentadas de la muerte. Una niña limpia con esmero las herramientas hechas para cortar, desgajar, trozar, cercenar; herramientas que sueñan con la sangre.
Por esa cuerda fantasmal camina el personaje de este libro, esa niña corre, salta, “lava la muñeca en la zanja”; sabe que en el reverso de cada sueño hay un abismo, que a la vuelta de cada juego hay “espejos hambrientos; que “hay un tigre en las manos del hombre”.
La hija del carnicero, de Analía Mehlberg, se desliza por un aire de cuento de brujas: macabro. Debe descifrar cada sombra, cada juguete quebrado; busca en el desamparo de la sangre y en la contigüidad de los contrarios porque “la escarcha quema”, la negrura ilumina.
Sobre una textura onírica se mueven los muñecos de trapo de este libro; con imágenes tejidas en rituales donde conviven la belleza y lo grotesco, inocencia y perversión. Aquí, las hadas y los ogros comen del mismo plato.
“El tiempo juega con partes rotas” dice la autora de La hija del carnicero, y se dedica a coser ese devenir fragmentario con la aguja de la poesía; vale decir, con el trastocamiento. A la originalidad del tema, se suma aquí un ritmo propio, un decir resuelto, una imaginación desplegada".

Jorge Boccanera


"Aun con su título inquietante y antipoético, aun con su ferocidad contenida, La hija del carnicero es un libro tierno: una serie de poemas en los que la memoria de infancia conjura una herida de origen. Imágenes montadas de manera errática y profundamente certeras llevan al lector a un recorrido de intensidad compartida, el lenguaje donde el ayer y el hoy se vuelven una atmósfera de signos filosos, cuyo don no menor es el canto de una voz con todas las letras. Y como el recuerdo es una dádiva fragmentada y difusa, entonces la memoria crea".

Javier Adúriz