3 de octubre de 2010

Quinto compás

Se abrió una página. Una página nueva. Me desaté los cordones de unos zapatos viejos y gastados y me quedé descalzo. Entonces salí a caminar, de a poco, para sentir el rigor del suelo de piedra; frío y decolorido. Creo que de eso se trata un poco la vida. Derribar castillos, conjeturas, sueños, frases hechas y construir nuevas; con nuevos ojos, descalzo, en cuero y con las manos limpias.